Cuéntame tus pensamientos y te cuento como es tu vida

Creencias > PENSAMIENTOS > emociones > acciones

¿Sabias que tienes más de 60 mil pensamientos al día?

Y lo más importante de todo eso: ¿sabias que si no te haces consciente de lo que piensas se repiten los mismos pensamientos día tras día?  

Pues si, es así. Es verdad que tu cuerpo es realmente sabio y que muchos de esos pensamientos son necesarios porque forman parte de la memoria de trabajo y es indispensable que se vuelvan automáticos porque si no, tu cerebro perdería mucha energía en recordar mecanismos que son vitales.

Pero un porcentaje muy grande de esos pensamientos son los que constituyen tu estado del ser. Lo que hace que vivas la experiencia diaria de una forma u otra. 

En el post del jueves pasado te hablé de las creencias, esas certezas aprendidas de las que depende nuestra manera de pensar. 

Bueno, esta vez quiero hablarte de lo SÚPER importante que es ser consciente de lo que piensas. Y te preguntaras:  ¿cómo puedo hacer eso? 

Yo te digo: siente lo que piensas.

Ya te he comentado antes que los pensamientos generan emociones y que puedes reconocer las emociones gracias a las sensaciones en tu cuerpo. Bajar al cuerpo para darte cuenta de lo que estás pensado es: sentir lo que piensas.

Los pensamientos son información y la información es energía. Todo cobra sentido si tienes este conocimiento. La energía puede sentirse y tú necesitas que eso sea así para poder vivir plenamente. 

Eso significa que dejes de simplemente sobrevivir. 

Cuando te das cuenta que algo que se esta generando en tu mente te está produciendo sensaciones desagradables (puedes recordar la herramienta para esto aquí) tienes la gran oportunidad de poner luz a lo que estas pensando. 

¿Que pasa cuando das la luz en un lugar oscuro que hasta ese momento es desconocido para ti?

Te contesto: sucede que ahora deja de ser una incógnita y no hay vuelta atrás, ya lo has visto. 

Ver algo, en el lenguaje del coaching, significa que puedes tomar una decisión con respecto a lo que harás de ese momento en delante con ello. Conservarlo o desaprenderlo. Mantenerlo o cambiarlo. Es tu elección. 

Los pensamientos activan o desactivan emociones. Las emociones crean sensaciones y un estado de sentir, un estado del ser. Ese estado del ser condiciona tu forma de vivir tu vida. 

Mó.

Estoy segura de que si me lees hace tiempo estarás familiarizad@ con esto. Y si no, pronto lo estarás. 

Me gustaría que te plantearas la siguiente posibilidad: 

Tu modo de pensar afecta directamente tu vida.

La persona que eres en este momento depende de cómo piensas. De cuales son esos pensamientos que se repiten y se repiten en tu mente.

 Y la excelente notica es que si lo que vives en este momento no te gusta, no te es del todo satisfactorio puedes, sin ninguna duda, comenzar a hacer cambios para que eso vaya a mejor.

De como piensas depende como ves el mundo que te rodea. El mundo que te rodea no es más que tu realidad. Eso quiere decir que tu realidad y tus pensamientos están íntimamente relacionados. ¿Estás de acuerdo conmigo?

Seguimos hablando de esto, se pone muy interesante.

Gracias por estar ahí.

Déjame tu sentir en los comentarios.  

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *