Coherencia cotidiana: una herramienta reveladora para identificarla

Ser honesto es vivir tu día a día en coherencia. 

¿Te cuesta comunicarte contigo abierta y honestamente?

La pregunta sería: ¿cuan coherente eres? 

Ser coherente es que tu intención, pensamientos y acciones vayan de la mano.

Puede que esto sea agradable o desagradable, eso depende de tus creencias ante alguna situación cotidiana.

¿Cuánto tiempo de tu día pasas sintiendo paz y tranquilidad? 

¿Cuánto tiempo de tu día pasas sintiendo angustia y desasosiego? 

Si divides el día en porcentajes, por ejemplo 100% día entero: 25% media mañana, 25% medio día, 25% media tarde, 25% media noche.

Es una buena forma de “darte cuenta” y ser mas especifico en cuanto a que sensaciones predominan en tu día: ligereza o pesadez.

 Una vez que has identificado en que estado te encuentras en lo cotidiano, es momento de plantearse cambiar o potenciar esa sensación, de acuerdo a como realmente, quieres vivir. 

Las sensaciones de pesadez, agobio, angustia, ansiedad, desasosiego son sinónimo de economía de guerra (esto lo explico en mi curso online) tu cuerpo esta gastando energías vitales en pensamientos irracionales repetitivos.

Todo esto es imposible hacerlo consciente si no PARAS. Si no haces un STOP real en alguno o en varios momentos del día.

Vamos a practicar ahora mismo.

Herramienta para sentir la coherencia

(lee las instrucciones y luego realiza el ejercicio)

  • Deja lo que estas haciendo por un momento
  • Cierra los ojos y toma tres respiraciones profundas siendo muy muy consciente de cómo el aire entra y sale de tu cuerpo
  • Nota las sensaciones de tu cuerpo en este momento: la superficie en la que estas apoyad@, los ruidos que te rodean, la sensación de temperatura 
  • Sigue respirando y notando con atención 
  • Ahora trae a tu mente un pensamiento de alguna situación incomoda reciente. Lleva tu atención amablemente a las emociones y sensaciones que ese pensamiento produce en tu cuerpo. Seguramente son desagradables. ¿Puedes reconocer la pesadez, la incomodidad, la angustia? Repite: pesado, pesado, pesado y reconócelo en tu cuerpo.
  • Ahora trae a tu mente un pensamiento o recuerdo de una situación en la que sientas todo lo contrario a la anterior, si te hace sonreír, mejor aún. ¿Notas la diferencia con la situación anterior? ¿Puedes identificar la ligereza, el bálsamo, la alegría? Repite: ligero, ligero, ligero
  • Ahora antes de abrir los ojos integra en estas dos formas de sentir para tenerlas presentes en tu día a día
  • Puedes abrir los ojos

Este ejercicio aumenta el nivel de consciencia ante tu coherencia cotidiana.

Las los pensamientos y las emociones también son energía y esa energía se siente en el cuerpo en forma de sensaciones

Sentir pesadez y angustia no es sano ni tiene que ser lo habitual, aunque en nuestra sociedad eso el lo que parece. 

La preocupación y la ansiedad por lo que ha sucedido o ha de suceder es una consecuencia de la gran cantidad de juicios que generamos, derivados de nuestras creencias, y cómo lo hacemos desde hace tanto tiempo parece que es lo normal.

Ya te digo yo que para vivir en coherencia sana has de mantener tu sensación corporal siempre en la ligereza. 

Una vez que tienes la capacidad de darte cuenta sin duda de “como sientes en cada momento” tienes la llave mágica para comenzar un proceso de cambio hacia conquistar esa sensación de bienestar que tanto anhelas. 

Me encantaría que practicaras este ejercicio y me contaras en los comentarios como has identificado tus sensaciones diarias. 

Gracias por estar ahí.

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *